Ejemplo de análisis económico de un país 3/4

Publica

2.1.3 El comercio colombiano. Algunos aspectos institucionales- participación en acuerdos de integración regional y comercial

Colombia tiene multitud de acuerdos, la mayoría de ellos con los países más cercanos o bien con países estratégicos, comercialmente hablando. Vamos a estudiar a continuación los más importantes y pueden verse en su totalidad (Anexo Ap. 8.1). Uno de los principales se firmó en 1996 se trata de la Comunidad Andina (CAN) y tiene por objetivo:

“Promover el desarrollo equilibrado y armónico de sus países miembros en condiciones de equidad, acelerar el crecimiento por medio de la integración y la cooperación económica y social, impulsar la participación en el proceso de integración regional con miras a la formación gradual de un mercado común latinoamericano y procurar un mejoramiento constante en el nivel de vida de sus habitantes” (Comunidad Andina, 2016) Por lo tanto se trata de un acuerdo económico, político, social y comercial. Actualmente existe la libre circulación de ciudadanos entre sus fronteras gracias al Pasaporte Andino que genera bienestar entre los ciudadanos que integran el pacto, donde además se produce una mejora en el nivel de vida entre la sociedad

En 1991 se fundó MERCOSUR que incluía Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay., después de han incorporado Venezuela y Bolivia. Colombia es un miembro asociado junto a Chile, Ecuador, Perú, Guyana y Surinam. Se trata de un acuerdo comercial en la que sus integrantes tienen un arancel común, excepto para algunos productos como el azúcar y una zona de libre comercio. Además existen otro tipo de acuerdos económicos, sociales y culturales, incluyendo la libre circulación de personas. Esto provoca grandes intercambios comerciales y de trabajadores entre los países que lo conforman ayudándose mutuamente para generar intercambios más justos.

Muy parecido son los beneficios del acuerdo con la comunidad del Caribe CARICOM fundada en 1973 con 15 países del Caribe y con Colombia, Venezuela, México, Puerto Rico, Aruba y Sain Martin como países observadores. Se trata de acuerdos de cooperación entre los países integrantes para obtener mayor crecimiento económico y social. Para ello se intenta repartir equitativamente los beneficios de la integración y se apoya en tareas políticas sobre todo internacionales

2.1.4 La evolución del comercio colombiano

Gracias al último estudio realizado por el Foro económico mundial en 2014 sobre los comportamientos de los países en el comercio internacional podemos clasificar a Colombia en el puesto 78 de 138 países estudiados (World Economic Forum, 2014) en él se analizan las fortalezas y debilidades de cada país que estudiaremos a continuación.

Colombia se caracteriza por ser exportador y por tener un fácil acceso a los mercados exteriores. De los países de su entorno solo es superado por Chile, Perú y el Salvador. Por el contrario en su entorno, es superado por todos los países de su zona excepto Haití, Bolivia y Honduras y es que, las graves deficiencias en las infraestructuras colombianas le hace perder competitividad frente a sus vecinos.

El tratado de libre comercio que se firmó con EEUU es un motor que todavía no funciona a pleno rendimiento ya que, la bajada del precio del petróleo junto con la devaluación del peso, está lastrando el impulso necesario en el comercio mundial de Colombia. La alianza del pacifico tampoco está dando los resultados esperados para los demás socios de América Latina y es que Chile, Perú y México también están notando descensos en sus exportaciones a favor de países asiáticos.

Como ya estudiamos en apartados anteriores (véase Ap. 1) los principales sectores exportadores del país son el café, petróleo y materias primas, todos ellos en descenso notable los últimos años excepto el del café.

2.1.5 Análisis de la Balanza de pagos colombiana en los últimos años

Partiendo del último balance realizado por el banco de la República en septiembre 2015. Observamos como durante los 3 primeros trimestre, la balanza de pagos mostró un déficit en la cuenta financiera del 6,6% del PIB (14.469 millones de dólares) lo que incrementó en casi dos puntos el mismo periodo del ejercicio anterior (-13.222 millones de dólares). Esto se explica por la depreciación que sufrió el peso frente al dólar y en menor medida a la ampliación del déficit en dólares.

Si analizamos sus componentes, la mayor parte del déficit (9.782 millones de dólares) fue a través de la balanza de bienes, también aunque en menor medida la renta de los factores (5.301 millones de dólares) y el comercio exterior de servicios (3.183 millones de dólares). Esto fue compensado parcialmente por los ingresos netos de transferencias corrientes de 3.801 millones de dólares (Véase Anexo 1). Comparando la cuenta corriente con el año anterior el aumento del déficit de 1.246 millones de dólares se explica por la caída del precio de la exportación del petróleo, que fue un 35% menor.

Las exportaciones de bienes ha caído un 33% en los 3 primeros trimestres de 2015. La mitad de este descenso se explica por el descenso de las exportaciones del petróleo y sus derivados. Otra parte menor de esa caída viene dada por el descenso de las exportaciones de carbón y de productos industriales y más que por la cantidad exportada, es debido al menor precio pagado. Por el lado contrario las exportaciones del café aumentaron un 17% en su aportación gracias al aumento en las cantidades vendidas globalmente.

Como cabe esperar, ante una depreciación las importaciones también cayeron. Exactamente un 133% hasta septiembre (39.491 millones de dólares) destacando en esta caída los bienes industriales y bienes de consumo.

Por otro lado el comercio exterior de servicios también ha sido deficitario en 2015 (3.186 millones de dólares) debido a la diferencia entre ingresos y pagos. Por parte de los ingresos (5.305 millones de dólares) subieron respecto el año anterior un 5,3% impulsado como no, por la cuenta de viajes y transportes que representan el 82% de las exportaciones. Por la parte de los pagos (8.491 millones de dólares) el 65% corresponden a los viajes al exterior y transportes que tuvieron una caída respecto al año anterior de 13,9% debido al descenso de actividad empresarial vinculada a la petrolera y construcción.

Analizando la cuenta financiera hasta la fecha estudiada, obtuvo junto a los activos de reservas, entradas netas de capital por valor de 14.972 millones de dólares. Cifra que se incrementa en 1.556 millones de dólares respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. Estas cifras se explican por el ingreso extranjero (21.061 millones de dólares), salidas por compras en el exterior (4.318 millones de dólares) y en menor medida por operaciones con derivados financieros y reservas internacionales.

Dada la magnitud y significancia de los ingresos de capital extranjero y que dentro de ella, el 44% corresponde a la inversión extranjera directa, he creído conveniente realizar un apartado independiente con la trayectoria del IED para poder estudiar con mayor precisión este fenómeno. No obstante y para terminar de explicar la cuenta financiera, resumiré en que el resto de contenido se reparten: 30% la colocación de títulos en el extranjero, 19% inversión en el mercado nacional y 7% a créditos y préstamos.

Si analizamos la Inversión extranjera directa (IDE) y desde una visión conceptual la IED se define cuando un extranjero invierte en una empresa situada en otro país con la intención de una relación a largo plazo. Ésta es considerada con un mínimo del 10% de capital (OCDE, 2011), utilizando como marco de referencia los determinantes internos de la UNCTAD con base en el paradigma eclético de Dunning1 podemos distinguir varias etapas: la primera desde 1993 a 2003 con una aportación al PIB de 2.3% gracias entre otros a la industrias de extracción de recursos naturales y manufactureras. Un segundo periodo entre 2004 y 2011 con un 4% sobre el PIB gracias a la IED en la minería y el petróleo, las inversiones en este periodo provenían en su mayoría de EEUU, España y Reino Unido, obteniendo altas rentabilidades gracias mayores precios internacionales, mejoras en el sistema fiscal colombiano, seguridad jurídica del inversionista e incluso rebajas fiscales hacía los inversores petroleros por la escasez del oro líquido en la última década

En el periodo actual o tercera etapa y analizando septiembre de 2015, los datos son de un 4.2% sobre el PIB, 9.235 millones de dólares y aunque la cifra es menor que el mismo periodo de 2014 debido a la reducción de la inversión en el sector energético-petrolero (por el agotamiento de los recursos existentes), ésta se ha visto compensada por un incremento de IED en el sector turístico, comercial y financiero. A continuación podemos distinguir la distribución de la IED en la economía colombiana.

El paradigma ecléctico trata de explicar que la extensión, la forma y el patrón de producción internacional de una empresa, están fundamentados en la yuxtaposición de las ventajas específicas de la empresa, la propensión a internalizar mercados exteriores y el atractivo de dichos mercados para producir allí (Dunning, 1988). La decisión de entrar en mercados internacionales se realiza, por tanto, de una manera racional, basándose en el análisis de los costes y ventajas de producir en el extranjero. Dicho análisis será especialmente útil para explicar las decisiones de integración vertical de las empresas, donde las empresas evaluarán si establecer o no una subsidiaria de producción en un mercado extranjero (Erramilli y Rao, 1993).

El dato de nuestro país estudiado es positivo, sobre todo si lo comparamos con el resto de economías de América Latina y el Caribe, ya que su media está en 2,6% del PIB. Si comparamos los datos con economías de un tamaño considerable encontramos a México con la caída más acentuada, obteniendo una reducción de IED del 49% en 2014. Aunque es cierto que se dio un efecto estadístico por el alto crecimiento en 2013 cuando una empresa extranjera compró un grupo cervecero mexicano por 13.249 millones de dólares. Efectos estadísticos aparte, México sigue siendo la segunda economía de la región con 22.795 millones de dólares, seguida muy de cerca de Chile con 22.002 millones de dólares, En el primer puesto se sitúa Brasil con 62,495 millones de dólares que a pesar de haber reducido en un 2% sus inversiones lidera la lista en 2015 (CEPAL, 2015).

Colombia actualmente se sitúa en el 4º puesto de IED de América Latina y el Caribe y las previsiones pronostican que finalizará 2015 con 14.500 millones de dólares de IED aproximadamente (PNUD, 2014). Como datos significativos en la zona del Caribe encontramos a Barbados con un aumento del 5.119%, en el lado contrario a Suriname con una reducción del 97% y Venezuela con un 87% menos que en 2013.

Con anterioridad hemos visto el reparto geográfico de la procedencia de los flujos en Colombia, pero si estudiamos estos flujos a nivel agregado, la diferencia se hace notable. El 20% de los mismos provienen de los Países Bajos, ya que se trata del principal inversor en Brasil (27%), en segundo lugar se sitúa EEUU (17%) y en tercer lugar España (10%) que invierte el mayor porcentaje en Brasil y Colombia.

3 EVOLUCIÓN RECIENTE DE LA ECONOMÍA COLOMBIANA. ANÁLISIS DE COYUNTURA

3.1 Evolución reciente de los principales indicadores económicos (Variación del PIB e inflación)

Desde final de 2014 y una perspectiva global, asistimos a una ralentización del crecimiento de los países emergentes frente a los avanzados. Este decrecimiento se debe al frenazo de las grandes economías en desarrollo exportadoras de petróleo, ya que, el menor precio de las materias primas, limitan la inversión en los mismos presionando así la devaluación de sus monedas.

Si acotamos el mapa a la región de América Latina, enseguida nos llama la atención que su crecimiento en 2014 fue del 0,7% y las proyecciones del FMI para este año (2015) prevén un retroceso del 1,5%, arrastradas fuertemente por la caída de los precios de las materias primas. Este impulso negativo lo protagoniza Brasil, que frenó en seco en 2014 con un crecimiento del 0,1% y unas proyecciones del FMI para 2015 todavía menos halagüeñas. Con un decrecimiento del 3% motivado en gran medida por el empeoramiento político y la disminución de la demanda interna. Venezuela en 2015 y según las previsiones obtendrá una increíble cifra recesiva de 10 puntos porcentuales, que es el reflejo de la caída de los precios del petróleo junto a la desconfianza externa a la inversión por motivos políticos. México tampoco se comportó como las proyecciones pronosticaban y disminuyó su ritmo de crecimiento arrastrado por el bajo crecimiento de EEUU y de su propia demanda interna. Otro caso de estancamiento es el de Ecuador, pasando de un 3,8% en 2014 a 0,6% en cifras negativas en 2015, motivado al igual que Venezuela por la caída del precio del barril, junto al fortalecimiento del dólar. (FMI, 2015)

Contextualizando las cifras colombianas, advertimos como su menor crecimiento pronosticado para 2015 de un 2,5%, respecto el 4,5% del 2014, es fruto en gran medida del bajo precio del barril ya que sus exportaciones tiene como socios principales a países de su entorno y ante un menor crecimiento regional, es lógico que los países suministradores en este entorno se van afectados en mayor medida que los exportadores a economías con un crecimiento mayor. Aunque no todos los datos son negativos para Colombia ya que, como contrapunto al tirón negativo del petróleo, el comercio con una variación respecto al anterior trimestre del 3,8%, la minería (4,2%) y la construcción (8,7%) están impulsando su economía para que las previsiones del FMI no se cumplan en su totalidad y la caída no sea tan exagerada

3.2 Políticas económicas recientes –fiscal, monetaria estructural

Las expectativas de inflación en Colombia se mantienen altas. En diciembre de 2015 la tasa anual de inflación al consumo se sitúo en 6,77% y la inflación subyacente en 5,43%, además según analistas del Banco de la República, seguirá siendo superior al 3,5% durante los próximos 5 años. Por ello dicho banco decidió aumentar la tasa de interés de intervención en 25 puntos básicos.

El aumento de inflación producido en 2015 se debe al aumento de los precios de la cesta de compra de las familias, por la transmisión parcial de la depreciación nominal a los precios del consumidor, por la fuerte devaluación del peso y por fenómenos meteorológicos como huracanes o tormentas tropicales.

2 El principal mecanismo de intervención de política monetaria usado por el Banco de la República para afectar la cantidad de dinero que circula en la economía, consiste en modificar la tasa de interés mínima que cobra a las entidades financieras por los préstamos que les hace, o la tasa de interés máxima que paga por recibirles dinero sobrante. Estas operaciones, también conocidas como OMA (operacionesde mercado abierto) se hacen a plazos muy cortos (a 1, 7 y 14 días). Los préstamos se otorgan en sesiones denominadas “subastas de expansión” y los recursos sobrantes se reciben en sesiones denominadas “subastas de contracción”, aunque estas últimas generalmente ocurren con mucha menor frecuencia. Se denomina tasa de intervención de política monetaria del Banco de la República a la tasa mínima de las subastas de expansión monetaria a un día. Las decisiones de modificación de esta tasa de intervención tienen usualmente vigencia a partir del día hábil siguiente a la sesión de la Junta Directiva (Banco de la República , 2016)

Por otro lado, el déficit fiscal que ha tenido que financiar el país en 2015 ha sido del 2,8% del PIB (22,9 billones de dólares) el cual se descompone en un 2,2% estructural y un 0,6 coyuntural, que a su vez lo integra un 0,5% derivado del precio del petróleo y un 0,1% por la ralentización de la economía por debajo de su potencial. Esta deuda se paga gracias a la emisión de deuda pública que se incrementa de forma considerable para hacer frente a los intereses de la misma.

Generalmente la política fiscal ha sido contra-cíclica según las proyecciones oficiales (Banco de la República Colmbia, 2015) el déficit fiscal se irá reduciendo anualmente hasta llegar 1% del PIB en 2025, esto se justifica por tener fuertes ingresos por el lado de los recursos naturales y por las tensiones financieras internacionales. Por otro lado el gasto se espera que crezca sobre todo en infraestructuras para poder consolidar el crecimiento económico e incluso una partida ya prevista para las negociaciones de paz con grupos armados. Por lo tanto la previsión sobre la recaudación tiene a aumentar debido a las políticas tributarias que se están llevando a cabo que recaen en su mayoría sobre el ciudadano y no sobre la empresa.

4 ASPECTOS ESPECIFICOS DE LA ECONOMÍA COLOMBIANA: LA RELACIÓN ENTRE LA VIOLENCIA / NARCOTRÁFICO Y LA EVOLUCIÓN DE LA ECONOMÍA

El origen del conflicto armado en Colombia es todavía muy discutido y la fecha que se data muy amplía, se ha llegado a consenso que surge entre los años 1920 y 1958 ya que dependiendo de qué historiador se trate, atribuye unos hechos u otros a tal origen. Siguiendo con esta tónica el motivo tampoco tiene un punto de encuentro aunque la mayoría atribuye el sector agrario como factor desencadenante de las tensiones entre el estado y las guerrillas y es que, la guerrilla se entendía legitimada para el derecho de rebelión al no tener cubierta las necesidades básicas: vivienda, trabajo y alimentación. Otra visión explica el origen por el enfrentamiento al capitalismo y sostiene que la lucha de clases se enfrentó en este país de forma armada, al contrario que otros de su entorno.

Para comprender la longevidad de este conflicto debemos fijarnos en el narcotráfico y es que su influencia con las guerrillas y el estado, financiando a los primeros y corrompiendo a los segundos, ha permitido al conflicto durar en el tiempo y adaptarse.

A partir de los años 80 que los narcotraficantes comenzaron a importar hojas de coca desde Perú y Bolivia, la transformación de la economía colombiana por culpa del narcotráfico ha sido extraordinaria. El gobierno de la república calcula que un 2,5% del PIB es producido por el narcotráfico y los sectores directos e indirectos que dependen del mismo. Otro de los factores para comprender el fenómeno es el afianzamiento de las políticas neoliberales en los 90, que facilitaron el empobrecimiento del campesinado, facilitando al mismo que prefirieran trabajar con los narcotraficantes a sembrar cultivos legales Las autoridades monetarias comprueban este fenómeno con los ingresos legales y el dinero circulante, ya que este último es muy superior. Los ingresos provenientes de este fenómeno se calculan alrededor de los 18 billones de pesos colombianos anualmente (UIAF, 2015). Desde la teoría económica se plantea que:

La violencia, a través de varios medios, puede tener un impacto negativo sobre el crecimiento económico. En primer lugar, la violencia destruye capital humano y  capital físico. Segundo, afecta los flujos de comercio. Tercero, genera incertidumbre que desincentiva la inversión. Y cuarto, desvía gasto del gobierno hacia actividades menos productivas como el gasto en defensa y seguridad (Sanchez y Ruiz, 1996).

Un ejemplo claro de cómo puede afectar el narcotráfico a la economía y de como se cumple la teoría económica es el cártel de Medellín, el más grande actualmente. Se calcula que el blanqueo que realiza es de aproximadamente 1 billón de pesos colombianos anualmente y reduce el crecimiento del PIB un 0,7%, casi -4,3 Billones. Esto nos da una idea de qué ocurre con los más de 2,3 billones que se ingresan en la economía colombiana anualmente ya que alrededor del 80 o 90% de este ingreso, se blanquea en el país mediante un sinfín de entramados empresariales en los que destacan el sector financiero y la minería. Aunque el énfasis puesto por las autoridades colombianas en reducir este fenómeno ha llevado a los narcotraficantes al lavado de dinero mediante el contrabando de alcohol y tabaco (500.000 millones en 2014) además de utilizar otras empresas ficticias de exportación e importación, las cuales inyectan los desajustes de liquidez en el mercado que hemos señalado anteriormente.

Para intentar frenar el lavado de dinero con el contrabando, desde el 1 de abril de 2014 se creó una ley que endurecía las condiciones a los contrabandistas. Asimilando las penas a las de los narcotraficantes, exigiendo penas de hasta 30 años de prisión a los contrabandistas que realicen el contrabando para lavar el dinero y éste sea superior a los 30 millones de pesos colombianos. Esta ley integral que intenta abarcar todos los tentáculos del lavado del dinero desde todos los ámbitos, está, a fecha de hoy sin haber obtenido eficacia.

Actualmente, el problema más urgente para los colombianos es el conflicto armado. Se calcula que desde al año 2000 alrededor de 3 millones de ciudadanos se han tenido que desplazar de sus casas por el conflicto y 220.000 personas han muerto desde la década de los 70 junto con 25.000 desaparecidos y un total de casi 5 millones de desplazados. Estos datos empujan a Colombia hacia puestos inferiores en calidad de vida y de los más altos en la tasa de homicidios con 25 por cada 100.000 habitantes asesinados (año 2015). Tasa que ha menguado los últimos 3 años ya que en 2012 se situaba en 32 por cada 100.000, gracias en mayor medida a las negociaciones de paz emprendidas por el gobierno Colombiano y las FARC.

Otros datos que resultan llamativos son las tasas de inseguridad personal que reflejan desplazamientos internos de entre 4.900.000 y 5.500.000 personas, un 1,7% de la población sin hogar, 245 personas de cada 100.000 de población penitenciaria en 2014 (OEA, 2013). Resulta lógico pensar en el impacto ya no solo económico sino social que tiene la producción de drogas en el país, ya que al tratarse de un mercado fuera del control de las leyes parece eximir a sus integrantes de toda ética humana.

Otro punto importante es el destino final del dinero lavado ya que una gran parte, entre el 50% y el 60%, ha ido históricamente a financiar los conflictos armados (OEA, 2013). Otra parte muy importante de este dinero ha ido al sector inmobiliario contribuyendo a la burbuja inmobiliaria sufrida por Colombia en los años 90 y es que, el aumento del dinero en circulación creó un fuerte periodo de inflación que hizo elevar los precios de las viviendas. En 2008 una vez estalló la burbuja provocó que el valor de mercado de las viviendas fuera inferior al de sus hipotecas.

La lucha del gobierno de Colombia junto con el de EE.UU para combatir estos conflictos ha sido enorme, se calcula que se han invertido en los últimos 15 años más de 30.000 millones de dólares, Colombia en particular destinó en 2014 un 17,9% de su presupuesto en defensa, lo que impide el crecimiento en otras áreas tan importantes como la educación o la eliminación de la pobreza que estudiamos en anteriores apartados.

Desde una perspectiva global, el futuro se presenta incierto para Colombia ya que la inelasticidad al precio de la demanda de cocaína y su relación positiva con el aumento del nivel de vida hacen que el crecimiento del bienestar en estados emergentes aumenten la demanda internacional de esta sustancia, lo cual a la larga provocará aumento de producción en Colombia. Sin embargo cabe la posibilidad que se firme la paz con la FARC y la producción disminuya, hecho que haría aumentar el precio de la cocaína a nivel mundial. Panorama este nuca visto que podría movilizar a otros lugares como Brasil la producción o reproducir los conflictos armadas con nuevos grupos aún más violentos.

Por otro lado y desde una visión más local, la paupérrima situación de la población agrícola colombiana dificulta más si cabe la eliminación de este mercado negro, ya que en las zonas productoras la mayoría de la población vive directa o indirectamente de este negocio. Por lo tanto aunque se destruyan laboratorios o se detengan a cúpulas enteras de cárteles, al cabo del tiempo otras personas ocupan los puestos ya que muchas economías locales dependen de ellos:

Sin exagerar, se podría afirmar por el lado de la oferta que la “desnarcotización” de un país es un proceso demorado y doloroso como lo pueda ser la desintoxicación de un adulto (Rocha, 2011)

Como hemos comprobado, la teoría económica se cumple. El gobierno emplea gran parte de su presupuesto en el gasto militar con la consecuente reducción de gastos en otras partidas como la educación. Existen inversores que no confían en Colombia por su inseguridad y violencia y se destruye capital humano y físico. Desde que comenzaron las últimas negociaciones de paz en 2014 se han reducido estas consecuencias y por ende ha mejorado el bienestar de los ciudadanos. Actualmente en 2016 se está intentado cumplir el último acuerdo alcanzado en la Habana donde el presidente colombiano Juan Manuel Santos y el líder de las FARC Rodrigo Londoño se daban 6 meses para la firma del acuerdo definitivo de paz.

0Comentarios

Deja un comentario

Tranquil@ tu email no será publicado