¿Qué es el método AIDA de ventas?

Publica

AIDA es un acrónimo que resume los efectos que, secuencialmente, debería producir en la mente del consumidor un mensaje publicitario exitoso. El concepto fue creado por el publicista  Elias St. Elmo Lew en 1898 y sigue vigente en nuestros días.

¿Cuáles son los pasos de AIDA?

A: Atención

Hacer que el consumidor se fije en nuestro anuncio. Es quizás el paso más difícil por culpa de la sobre estimulación publicitaria a la que estamos sometidos en la actualidad.

I: Interés

Ya hemos logrado que el consumidor se fije en el anuncio, ahora tenemos que despertar su interés describiendo el  producto y, sobre todo, como puede ayudarle.

D: Deseo

Una vez  que el consumidor conoce el producto hay que hacer que lo desee, mostrando claramente sus bondades. Normalmente el deseo se despierta cuando el producto resuelve una necesidad del cliente.

A: Acción

Ya solo queda finalizar con una poderosa llamada a la acción que invite al cliente a pasar por caja lo antes posible. Una oferta puede ser un buen acicate para que la llamada a la acción resulte efectiva.

El método AIDA de ventas es válido para cualquier tipo de mensaje publicitario, ya sea un cartel en un supermercado, un anuncio de televisión o un banner en una página web.

Un ejemplo práctico del método AIDA de ventas

Para mí los anuncios de Axe son un ejemplo de AIDA, porque siguen a la perfección los siguientes pasos:

Atención: los anuncios de Axe hacen gala de uno de los reclamos publicitarios que mejor funcionan  en los hombres: las mujeres guapas. He visto ejecutivos que parecían tener mucha prisa disminuir el paso sospechosamente cuando pasaban enfrente de una marquesina con un anuncio de Axe.

Interés: los mensajes de Axe son claros y concisos. Las características de su desodorante quedan claras en pocas palabras, lo que permite que la mente del consumidor los absorba bien.

Deseo: al final lo que vende Axe viene a ser esto: compra nuestro desodorante y las mujeres se lanzarán sobre ti. Algo que crea un deseo en la mente del consumidor masculino, que quiere disfrutar en sus carnes del ejemplo Axe.

Acción: los anuncios de Axe siempre terminan con una llamada a la acción, un “¿a qué esperas para comprarlo?”.

 

0Comentarios

Deja un comentario

Tranquil@ tu email no será publicado